La Cámara Oficial de Comercio, Industria y Servicios de Córdoba en colaboración con la Agencia Tributaria organizan el próximo 28 de enero (de 9.00 a 13.30 horas) en su sede de la calle Pérez de Castro una jornada informativa acerca de la ley 25/2013 del 27 de diciembre, sobre el impulso a la Facturación electrónica y su obligatoriedad a partir del 15 de enero de 2015.

La asistencia a la jornada es gratuita previa inscripción en el formulario on line que encontrará al final de la noticia. Las plazas se otorgarán por orden de inscripción hasta completar aforo.

En archivo adjunto puede descargar el programa de la jornada.

A partir del 15 de enero de 2015, cualquier tipo de factura superior a 5.000 euros que se remita a la Administración (nacional, autonómica o local), deberá realizarse de forma telemática a través de la plataforma online FACe, como establece la Disposición Final Octava de la Ley 25/2013, de 27 de diciembre, de impulso de la factura electrónica y creación del registro contable de facturas en el Sector Público.

Dada la complejidad que para las empresas puede suponer este nuevo sistema de facturación, la Cámara y la Agencia Tributaria organizan esta jornada impartida por un ponente experto y de reconocido prestigio en el tema como D. Bartolomé Borrego Zabala, Vocal Responsable de la División de Nuevas Tecnologías de la Agencia Estatal de Administración Tributaria.

El objetivo de la jornada es el de informar a las empresas cordobesas en general, y a las empresas proveedoras de la Administración General del Estado (AGE) en particular, de la obligación de facturar electrónicamente con todos sus entes, organismos y entidades públicas a partir del 15 de enero de 2015 y las ventajas que ello conlleva

A su vez se pretende facilitar la implantación y adopción de la facturación electrónica en las empresas que se relacionen con la AGE y comunicar y poner en valor las medidas incluidas en la Ley 25/2013 destinadas a mejorar la competitividad de las empresas pues la implantación de la facturación electrónica permitirá la reducción:

- Costes directos: impresión, correo postal, papel y sobre para el envío, etc. 

- Costes indirectos: reducción de los plazos de cobro, mejora en la gestión administrativa y de procesos, menor espacio físico dedicado al archivo y almacenamiento, protección del medio ambiente.

- Oportunidad de ahorro económico y de simplificación de los costes indirectos del IVA.

Todo ello en un marco de seguridad jurídica e inmediatez superior a la facturación en papel tradicional.

Finalmente, se informará desde la Cámara de las ayudas existentes para poder realizar la facturación electrónica.

Archivos Adjuntos