Principales puntos de la Ley de Comercio Minorista de Andalucía referidos a los requisitos que deben cumplir los establecimientos durante este periodo de ventas, entre ellos los de la Ley 7/1996 de 15 de enero de Ordenación del Comercio Minorista y de la Ley 1/1996 de 10 de enero del Comercio Interior de Andalucía (modificado por el Decreto Legislativo 1/2012 de 20 de marzo por el que se aprueba el texto refundido de la Ley del Comercio Interior de Andalucía) y el Decreto 507/1996 de 3 de diciembre que regula el periodo de rebajas.

Es de reseñar que la aprobación del Real Decreto-Ley 20/2012 ha supuesto la supresión de los periodos obligatorios en los que los comerciantes andaluces debían realizar las ventas en rebajas (7 de enero a 7 de marzo y 1 de julio a 31 de agosto), que ahora podrán desarrollarse en los periodos estacionales de mayor interés según el criterio de cada comerciante.

Concepto

1. Se entiende que existe venta en rebajas cuando los artículos objeto de la misma se ofertan, en el mismo establecimiento en el que se ejerce habitualmente la actividad comercial, a un precio inferior al fijado antes de dicha venta.

2. No cabe calificar como venta en rebajas la de aquellos productos no puestos a la venta en condiciones de precio ordinario con anterioridad, así como la de los productos deteriorados o adquiridos con objeto de ser vendidos a precio inferior al ordinario.

Calidad de los productos rebajados.

1. Los artículos objeto de la venta en rebajas deberán haber estado incluidos con anterioridad y, durante el plazo mínimo de un mes, en la oferta habitual de ventas y no podrán haber sido objeto de práctica de promoción alguna en el curso del mes que preceda a la fecha de inicio de la venta en rebajas.

2. Especialmente, queda prohibido ofertar, como rebajados, artículos deteriorados o adquiridos con objeto de ser vendidos a un precio inferior al ordinario así como aquellos otros no puestos en condiciones de precio ordinario.

    El anuncio de una venta a precio rebajado obligará al comerciante a disponer de existencias suficientes de productos idénticos para ofrecer al público en las mismas condiciones prometidas. Las existencias estarán en relación con la duración de la oferta y la importancia de la publicidad.

   Durante el tiempo que permanezcan las rebajas, el comerciante deberá tener las prendas doblemente marcadas lo que quiere decir que deberán figurar en la etiqueta el precio anterior junto al precio rebajado sin superponerse (se entiende por precio anterior el que hubiese sido aplicado sobre porductos idénticos durante un periodo continuado de al menos treinta días durante los seis meses precedentes).

   No obstante lo señalado en el apartado precedente, cuando se trate de una reducción porcentual de un conjunto de artículos, bastará con el anuncio genérico de la misma sin necesidad de que conste individualmente en cada artículo ofertado.

   En el caso de que se oferten artículos a precio normal y a precio reducido, unos y otros deberán estar suficientemente separados, de forma que no pueda, razonablemente, existir error entre los que son objeto de una u otra oferta, distinguiendo, en su caso, la existencia de rebajas, saldos, liquidaciones, promociones u obsequios.

    Surtido

    Para anunciarse la venta en rebajas es necesario que al menos la mitad de los productos ofrecidos en el mismo estén afectados, sin perjuicio que pueda anunciarse la de cada producto o artículo concreto.

    En el caso de que no afecten a la totalidad de los productos comercializados, los rebajados estarán debidamente identificados y diferenciados del resto.

    Si al mismo tiempo y en el mismo local se efectúen ventas en rebajas y de saldos o en liquidación deberán aparecer debidamente separadas con diferenciación de los espacios dedicados a cada una de ellas.

    Queda prohibida la utilización de la denominación de venta en rebajas en relación con los artículos deteriorados, los adquiridos para esta finalidad y los que no estuvieran dispuestos para la venta con un mes de antelación a la fecha de inicio de la venta con rebaja.

       Devoluciones y pago con tarjeta

     El consumidor ha de tener en cuenta que si un establecimiento admite devoluciones durante toda la temporada, también debe hacerlo en época de rebajas, al igual que ocurre con la forma de pago. Si el comercio admite el pago con tarjeta durante el resto del año, también debe aceptarlo durante el periodo de rebajas.

     Información y publicidad relativa a las rebajas

     Cuando se anuncia este tipo de campañas, el establecimiento debe disponer de existencias suficientes de productos idénticos para ofrecer al público en las mismas condiciones prometidas.

    Destacar finalmente que los comerciantes consignarán las fechas de comienzo y final de las ventas, tanto en la publicidad como en la información ofrecida sobre las mismas a los consumidores.

    Como corolario destacamos los carteles informativos que, de acuerdo a la normativa vigente, han de estar presentes en los establecimientos:

     - Cartel de hojas de quejas y reclamaciones.

     - Cartel de horarios  del establecmiento tanto para ser expuesto en el escaparate como en el interior del establecimiento.

      - Si el establecimiento admite devoluciones, cartel informativo de las condiciones de la misma.

       Periodos 

       Los periodos de rebaja lo determinará cada comerciante en función de los periodos estacionales que considere de mayor interés.