La competitividad.

Si tuviésemos que definir la competitividad empresarial en pocas palabras, podríamos decir que ser competitivo es la capacidad que tiene nuestra empresa de hacer las cosas mejor que su competencia, ya sea en términos de producto, producción, costes, calidad,… de manera que al final suponga una ventaja a la hora de hacer nuestro negocio más rentable.

Las soluciones de competitividad son diferentes en cada caso y para cada empresa, por lo que es importante que dediquemos un tiempo a detectar cuáles son los factores principales que nos pueden llevar a conseguir esa diferenciación y qué estrategias vamos a adoptar para mejorarlos. ¿Necesitamos acelerar nuestro crecimiento? ¿Tenemos capacidad de expandir el negocio nacional o internacionalmente? ¿Aporta nuestro producto o servicio algún valor añadido (calidad, precio, atención al cliente,…) a los de la competencia? ¿Debemos invertir en mejorar la eficacia de nuestros procesos para crecer en rentabilidad? ¿Podemos abrir nuevos canales de comercialización? ¿Existen segmentos de clientes nuevos a los que puedo llegar? Todas estas preguntas son sólo algunas de las reflexiones que debemos efectuar de cara a poner en marcha un plan para la mejora de nuestra competitividad.

Uno de los principales cometidos de las Cámaras de Comercio es ayudar a las empresas, autónomos y emprendedores a mejorar su competitividad, y en ese sentido disponemos de múltiples servicios y ayudas que pueden hacer tu camino más sencillo:

  • Te asesoramos para establecer claramente tus objetivos que garanticen un crecimiento sostenible de tu negocio y te ayudamos a plasmarlo en un plan de empresa que te ayude a pensar en el futuro de una forma estructurada.
  • Te ofrecemos ayudas y orientación para mejorar tus procesos y desarrollar soluciones innovadoras en las áreas de tu negocio que sea preciso.
  • Te actualizamos con las últimas novedades de tecnología para la gestión de tu empresa y te ayudamos a ponerlas en marcha.
  • Ponemos a tu disposición servicios de formación para que aproveches al máximo el talento humano de tu organización.
  • Y como generar competitividad requiere siempre de una inversión, te mostramos todas las fórmulas existentes para financiar tus necesidades y te asesoramos en todo el proceso.

Sabemos que no es sencillo pero… Abre la puerta a la competitividad empresarial, las Cámaras de Comercio podemos ayudarte a  que organices el camino y te acompañamos en tu recorrido. Tenemos todas las  herramientas que necesitas para afrontar con éxito este gran reto.

La innovación.

La innovación es el medio a través del cual se crean nuevos recursos generadores de riqueza o dotan a los recursos existentes de mayor potencial para crearla, es una clara  respuesta a los desafíos económicos actuales, particularmente a la hora de competir en un mundo globalizado, sin fronteras. Sin embargo, uno de los problemas más acuciantes de nuestro país es el reducido número de empresas y emprendedores que basan su competitividad en innovación.

En este enlace puede encontrar más información sobre el rpoceso de innovación, tipos, la gestión de proyectos I+D+i y su normativa así como procesos ecoeficientes y los sectores más atractivos en ecoinnovación.

Desde las Cámaras creemos que “innovar marca la diferencia” porque la innovación no es sólo un proceso tecnológico o académico, sino que se puede actuar en múltiples áreas de negocio de la empresa y se plantea como un pilar fundamental para crecer en productividad y sobrevivir en el entorno económico actual.

Las Cámaras de Comercio tenemos el serio compromiso de ofrecer iniciativas de utilidad, porque estamos convencidos de que las empresas y los emprendedores han demostrado creatividad, capacidad de aprendizaje, empuje y pasión suficientes para reaccionar y defender con éxito sus proyectos también en tiempos difíciles.

Las nuevas tecnologías.

Las microempresas y pymes españolas se están enfrentando a un entorno macroeconómico complicado, aunque la adopción de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) no deja de crecer. Las TIC continúan siendo las mejores aliadas de los empresarios en su intento de mejorar la competitividad de sus negocios, posibilitando la apertura a nuevos mercados y optimizando los procesos de gestión interna.

Por primera vez algunas tendencias de las nuevas tecnologías, están comenzando a tener una presencia entre las empresas españolas. No cabe duda de que las TIC forman parte, en mayor o menor medida, de la vida diaria de las microempresas y pymes españolas.

Las Cámaras apostamos por la contribución que las TIC tienen en la mejora de la productividad de las empresas españolas, y apoyamos su incorporación en el tejido empresarial a través de programas inspirados en la Agenda Digital Española que aportan soluciones de productividad en la nube, de comercio electrónico, marketing digital y tramitación y administración electrónica.

Las fuentes de financiación.

Una de las dificultades más importantes de empresas y emprendedores es la falta de financiación y la escasa cultura financiera. Esta situación empeora con el tamaño de las empresas ya que a menor tamaño mayor es la dificultad de acceder a los instrumentos financieros, haciendo imposible iniciar nuevos proyectos, acometer inversiones y, en definitiva, sobrevivir y a crecer.

¿Has intentado pedir un crédito o un préstamo y te has sentido perdido? ¿Te has sentado frente a un formulario de una ayuda o una subvención y lo encontrabas arduo y complejo? ¿Tienes una idea y no sabes cómo presentarla? ¿No sabes dónde acudir para contrastar tu proyecto y saber si es viable? ¿Quieres vender en el exterior o  innovar y no sabes cómo hacerlo?

Cuando conoces las alternativas para financiarte todo es más fácil, puedes poner en marcha tu proyecto o esa nueva línea de negocio, mejoras tu empresa, la haces más fuerte, la conoces mejor, sabes dónde están tus debilidades y cómo solucionarlas, puedes mejorar  los plazos de cobro de tus clientes, optimizar los calendarios de pago a proveedores, tener unos estados financieros más saneados, en definitiva, ser más competitivo. Con el apoyo de las Cámaras de Comercio podrás dedicarle más tiempo a tu actividad al saber que estás en buenas manos.

La competitividad en el sector turístico.

El sector del turismo en España supone aproximadamente un 11% tanto del PIB como del empleo. En las cifras del turismo mundial, España tiene una posición de liderazgo, siendo frecuente mantenerse en los tres primeros puestos del ranking, tanto en llegadas de turistas internacionales como en gasto turístico.

Mantener la posición de liderazgo y continuar siendo una potencia turística mundial dependerá, en gran medida, de la competitividad del sector. El índice de competitividad en viajes y turismo, mide una variedad de aspectos tales como  las infraestructuras hoteleras, los precios, los recursos naturales y culturales,  la educación y formación especializada, la seguridad o la sensibilidad medioambiental sobre los que hay que actuar.

Las Cámaras trabajamos para potenciar las pymes y micro empresas que representan aproximadamente el 95% de las empresas del sector y que son el verdadero pilar en el que se sustenta la industria turística, con programas y ayudas de  innovación, formación de su personal, utilización de herramientas que mejoren su gestión, conocimiento de las mejores prácticas y adaptación a las nuevas tendencias.

La competitividad en el comercio minorista.

El comercio minorista es un sector estratégico que supone en nuestra economía el 5,3% del PIB y el 10,9% del total de ocupados en España. Además, la actividad comercial ejerce un importante papel en la vida y la actividad económica de las ciudades constituyendo uno de los principales elementos visibles de su desarrollo.

Conocer las posibilidades de tu punto de venta es esencial si quieres diferenciarte de tu competencia y aumentar tus ventas. Las Cámaras de Comercio te ayudamos a identificar tu potencial de crecimiento y te apoyamos en el desarrollo de la solución que mejor se adapta a tu negocio. Te ofrecemos un completo programa de acción que te permitirá innovar, conocer las últimas tendencias e incorporar nuevas tecnologías para convertir tu comercio en un negocio competitivo.

Y si eres emprendedor, te ayudamos en la puesta en marcha de tu comercio de la forma más rápida con nuestros servicios de creación de empresas.

Además, la competitividad del pequeño comercio influye también en el crecimiento de otros sectores como los servicios,  el ocio y el turismo a través del desarrollo de entornos que favorecen la actividad económica. Potenciar estos entornos es clave para lograr un crecimiento de los comercios minoristas. Si perteneces a alguna asociación, centro comercial o tu comercio se encuentra en una zona de gran afluencia turística, las Cámaras también ofrecemos ayudas colectivas para su competitividad.